Noticias

La aportación de las mujeres rurales ante la crisis alimentaria

 

 

La crisis alimentaria que actualmente vive el mundo, y de manera particular nuestro país, es una crisis derivada del modelo imperante de desarrollo, este que privilegia el consumo, los intereses de las empresa trasnacionales, la concentración de las ganancias y especulación bursátil con los alimentos.

En éste contexto, las mujeres rurales del México sostienen la alimentación de sus familias, mediante sus múltiples estrategias domésticas y con su intenso, diverso y eficiente trabajo productivo, desde su doble condición de amas de casa y de productoras. Cuando sostenemos que LAS MUJERES ALIMENTAN AL MUNDO, es porque ellas son las responsables de la mitad de la producción global y son ellas quienes producen entre el 60 y el 80% de los alimentos en los países en desarrollo.

Sin embargo, esta enorme tarea, la realizan las mujeres en condiciones de grandes desventajas y precariedad: Su trabajo no se reconoce, no se mira como trabajo; no tienen acceso a la propiedad de la tierra, ni a los financiamientos: poco programas y muy escasos montos son destinados a las mujeres. Tampoco cuentan con los suficientes apoyos familiares y sociales para las tareas reproductivas y domésticas.

Entre las muchas estrategias de las mujeres campesinas para subsistir, hacer crecer a sus familias y reproducir la vida, se encuentra el trabajo en el solar-traspatio-huerto. Por ello, desde hace 5 años, en la región de Los Bosques, hemos acompañado el fortalecimiento de las mujeres zoques, tsotsiles y mestizas y su trabajo en los SOLARES:

  • Revalorando colectivamente el trabajo, los conocimientos y las capacidades organizativas de las mujeres para manejar el suelo, el agua, los nutrientes, las plantas y los animales y para optimizar el trabajo y aprendizaje familiar. Lo que les permite producir alimentos variados, sanos y sabrosos.

  • Reconociendo la gran cantidad de alimentos que el solar produce: huevo, carne, frutas, verduras, flores, medicinas, condimentos. Hemos registrado solares con más de 30 especies vegetales y más de 70 diversas especies en la región. Los registros iniciales,  nos indican que solo el aporte de las aves del solar equivale en ingresos monetarios a los generados por un módulo de 10 cajas de colmenas.

  • El solar es uno de los sistemas productivos más diversos y de mayor eficiencia en el uso de los recursos, gracias al complejo manejo agroecológico que permite diversas asociaciones en un espacio muy reducido. Ello es posible por el papel de espacio de experimentación y de enseñanza a las niñas y niños que en el solar se desarrollan, y a los conocimientos que ahí se ponen en juego.

  • Si bien el trabajo en el solar es familiar, son las mujeres quienes toman las decisiones sobre su manejo y el uso de sus productos.

El fortalecimiento de las mujeres rurales mediante: la visibilización de sus aportes; el reconocimiento de sus derechos, saberes y capacidades; el mejoramiento de sus condiciones de vida y su derecho a la no violencia; el reconocimiento y fomento a su derecho a la propiedad y usufructo de la tierra; el apoyo a sus procesos de organización, son una garantía de avances en la seguridad y la soberanía alimentarias.

SIN LAS CAMPESINAS NO HAY VIDA, NO HAY SOLUCIÓN A LA CRISIS ALIMENTARIA Y NO HAY SOBERANÍA ALIMENTARIA.

Compartir

Busqueda por palabras

Menu Usuario

Formulario de acceso

Usted está aquí: Inicio Comunicación Artículos y Noticias La aportación de las mujeres rurales ante la crisis alimentaria